jueves, 20 de diciembre de 2012

Gobiernos manipuladores y marrulleros: índice de calidad democrática.

Como decía en la página de este blog donde resumo lo que acabo de leer, la última semana ha tenido para mi una agradable sorpresa en forma de artículo publicado en la Revista Española de Ciencia Política, donde se presenta el proyecto V-Dem, variedades de democracia, con un enfoque histórico, multidimensional y desagregado del concepto de democracia.

Nos dicen sus autores, M. Coppedge, J. Gerring y S. I. Lindberg, que ese enfoque multidimensional pretende medir la democracia. Suena contundente la afirmación empleada. Ya saben mis lectores y lectoras que soy un fanático de la medición, de lo que sea, y en este caso, parece que le ha tocado ser aplicada a un concepto tan difícil de medir como es la democracia. Según los autores arriba citados, existen ya algunos importantes índices que han contribuido mucho a que ampliemos nuestro conocimiento de ese concepto, pero que tienen en su contra algunas críticas como:
- codificación subjetiva
- cobertura limitada
- fuentes cuestionables
- conceptos demasiado agregados...

En fin, que no estando satisfechos con los índices existentes, nos proponen un nuevo enfoque. Consideran a la democracia como un concepto multidimensional con muchos componentes, recogen la información sobre indicadores relevantes para la democracia a nivel muy desagregado, se remontan desde la actualidad hasta 1900 y por último ofrecen técnicas claras de agregación mútilple, de forma que puedan ser replicadas por los usuarios finales con facilidad. Ya ven que el proyecto es realmente ambicioso, puesto que además se comprometen a terminar la recopilación de datos para 2013 ó 2014 como muy tarde. Para cualquier persona interesada en el proyecto se puede ampliar esta breve información en V-Dem.

Pero, claro, me dirán que el comienzo del título de esta entrada del blog poco tiene que ver con lo que les he contado. Y tienen razón en parte, pero sólo en parte, porque les diré que una vez terminado de leer el artículo, se me encendió una bombillita en mi cerebro y comencé a repasar situaciones, hechos, anécdotas, vivencias del último año de la era Rajoy, sí, sí, el de la "herencia recibida".

Y es que, puestos a revisar el año que termina, y que prácticamente coincide con la etapa del señor Rajoy al frente de su gobierno del PP, me he propuesto ampliar el escueto resumen que él mismo nos brindó a través de su campaña mediática, basado únicamente en la malísima situación de la economía española al llegar al gobierno de España, muchísimo, muchísimo peor de lo que él esperaba...Pero dónde estaría este señor durante los años 2009, 2010 y 2011, dónde, dóoooonde...Todo esto suena a excusa muy barata, poco creíble y nada productiva o mejor provechosa, al menos para el pueblo. Pero sobre todo tiene un flavor, un aroma de poco democrática. Y ahí enlacé con el proyecto V-Dem.

Sí, así es, no queda otro remedio que dejar de discutir sobre herencias, pasadas, presentes o futuras. Lo que importa es dotarnos de un instrumento de medida, conceptualmente intachable, académicamente aceptado como diría un catedrático, y sacar la cinta de medir a la calle, concretamente a aplicársela a la actividad del Gobierno Rajoy en este último año, para ver qué calidad democrática tienen sus medidas, y ver así cómo queda retratado frente a la sociedad española, que está ansiosa de que dejen de engañarla y mentirla con palabras huecas, discursos edulcorados, excusas de todo tipo, y vaguedades interesadas.

Vamos a ello, aunque debo reconocer que la lista no está depurada y que ha resultado ser un ejercicio memorístico que está fuertemente influenciado por mis propios intereses. Es seguro que otro bloguero o bloguera habría recordado y remarcado otros hechos, seguramente igual de penosos para la ciudadanía española. De ahí la importancia que concedo al proyecto arriba citado. Pero...iniciemos la lista.

  • La herencia recibida tenía que iniciar la lista. Hemos acabado hartos de escucharla de su boca y de la de sus ministros y ministras, aunque estas últimas apenas si aparecen en los medios, incluso la Vicepresidenta parece que ha perdido fuelle últimamente. Ha sido un gobierno poco o nada valiente, solo capaz de excusarse continuamente echando las culpas a otros que le precedieron.
  • Una constante tergiversación y manipulación semántica, que ha dado a luz un argumentario sorprendente, por no decir cabreante. Ese famoso argumentario del PP que tanto daño está haciendo a la clase política, haciendo que les veamos como una masa gris y uniforme de personas interesadas en hacer piña para proteger sus propios intereses, contrapuestos a las del españolito/a medio. Ninguna idea brillante nueva, nada que diferencie lo que dice un diputado de otro, un ministro de otro...siempre la misma cantinela, previamente diseñada por alguna persona que cree que somos tontitos y que no nos damos cuenta de que cambiar las palabras no cambia los conceptos que describen, y que un ajuste de plantilla es un despido colectivo, igual que en la guerra, daños colaterales no es otra cosa que víctimas inocentes.
  • Las marrullerías del gobierno del PP comenzaron pronto, atrasando hasta un punto inadmisible incluso para los gobiernos neoliberales de Bruselas y Berlin, la cuantificación del déficit "heredado", o mejor dicho, su publicación oficial. No interesaba para nada, al igual que no interesó que se conocieran y aprobaran los presupuestos del Estado español para 2012, aún estando en plena y profunda crisis económica y social.
  • En pleno invierno y a la espera de las elecciones andaluzas, el gobierno del PP asaltó sin contemplaciones la radiotelevisión pública y se hizo con el poder sin más miramientos ni negociaciones. La palabra mediática pública había quedado en sus manos de la manera menos democrática (aunque nos diga que fue una maniobra legal) que haya conocido la etapa democrática desde 1979 en España. Desde entonces, excelentes profesionales han tenido que hacer las maletas y huir de un ambiente enrarecido, asfixiante para poder sentirse libres en el ejercicio de su actividad.
  • Pasaron los elecciones andaluzas, y tras el batacazo electoral, nos desayunamos con nuevos ataques a medidas lógicas y coherentes de ahorro en la factura de los medicamentos, bloqueando por los medios más arteros que se puedan utilizar, la central de compras andaluza para el sector farmacéutico en el ámbito de la red sanitaria pública de Andalucía. Mayor suciedad y procedimientos menos democráticos no los había visto antes en los 30 años de etapa democrática en los que he vivido.
  • Tampoco se quedó atrás actuando contra el Gobierno Vasco, liderado por el socialista López. En este caso, recurrió ante el Constitucional una medida de mantenimiento de la cartilla sanitaria para los extranjeros no legalizados. Esta vez, no pudo actuar por otro procedimiento que no fuera seguir la vía lenta de los Tribunales de Justicia. No podía actuar como un vulgar matón de barrio como hizo en Andalucía.
  • Conocidos los presupuestos de 2012 descubre al mundo el ministro de Hacienda, Montoro, que hay formas y formas de pagar impuestos, las de los pobres desheredados que tenemos una simple nómina y la de los ricos y fulleros, que expatrían sus patrimonios. Para estos últimos tiene reservada una pequeña tasa del 10% para arreglar cuentas con fisco. De nuevo, la calidad democráctica del gobierno Rajoy queda por los suelos, pero ya en el sótano del edificio, al anunciar la Amnistía Fiscal para los defraudadores.
  • Hay más, bastante más, y si no que se lo digan a aquellos que fueron víctimas de los policías de la Generalitat de Cataluña, conocidos como mozos de escuadra, que después de ser condenados por los Tribunales de Justicia, obtienen un indulto, nada deliberado ni solicitado por la ciudadanía. Aquí no hay herencia recibida, pero les dio igual. La división de poderes hecha trizas por el propio Gobierno Rajoy.
  • Durante todo el año, la ciudadanía se ha movilizado, cada vez de un modo más intenso y con mayor frecuencia. Pero esto es algo que un gobierno de calidad democrática mediocre o incluso escasa no puede tolerar. Constantes llamadas mediáticas del propio Rajoy, de la Vicepresidenta Soraya Santamaría y un largo etcétera de ministros y diputados del PP, pidiendo claramente que nos aguantemos, que no protestemos y que nos quedemos en casa. Me voy quedando sin palabras para definir un comportamiento tan poco democrático. Sigue cayendo su cotización en el índice de V-Dem...
  • Qué contarles de la Sanidad, de su ministra y su equipo. Patético el comportamiento ante las cámaras y los periodistas, no sabiendo ni leer adecuadamente un pequeñisimo informe sobre los recortes. Me ha quedado un recuerdo inborrable de su calidad democrático y respeto a la ciudadanía.
  • De la Sanidad a la Educación, concretamente a su titular, Wert, el autodenominado torito, que le pone el enfrentamiento. En esta ocasión, de nuevo una autonomía la catalana objeto de un ataque poco democrático, aunque de paso le aplastó el pie a la Comunidad Autónoma Vasca, imponiendo sin debate, consulta ni deliberación democrática una reforma educativa que hace polvo los derechos lingüísticos de unos para favorecer el de otros. Luego se extrañarán de que se haya robustecido el sentimiento anti español en esas comunidades autónomas...
  • Pero ni por las malas en las calles, ni por las buenas en los Tribunales. Para cerrar este segundo modo de protesta ciudadana, de rebelión ante las injusticias del propio gobierno, para taparnos la boca o incluso cosérnosla, el ministro Gallardón nos lanza un bofetón recaudatorio a través de un incremento brutal de tasas judiciales. Justicia sólo para los ricos, es el mensaje que nos llega desde el Gobierno. La igualdad ha quedado arrinconada en el baúl de los recuerdos y además cerrada con llave.
  • Y para no olvidarnos de que actúan como matones de barrio, una vez que los tribunales de Justicia han dado la razón al Gobierno de Extremadura acerca de la legalidad de una tasa autonómica aplicable a los bancos que aprobaron hace ya unos años, porque no existe una tasa equivalente a nivel estatal, el Gobierno Rajoy prepara y aprueba en menos de una semana, una nueva tasa estatal, pero con tipo cero, es decir, que no recaudará absolutamente nada. Ni siquiera un poquito, ni siquiera un módico 0,1%...nada de nada. Una nueva estafa a la ciudadanía, una nueva burla al Estado de Derecho, una nueva patada a los Tribunales de Justicia y a la autonomía política de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. 
Y ahora díganme con el corazón en la mano, si el gobierno Rajoy, en su primer año de gobierno al frente de España, ha sido y es democrático en sus actuaciones, en su comportamiento, en sus maneras...En mi opinión es muy deficiente y además realmente preocupante. En el momento de las propuestas que siempre llega al final de cada entrada de este blog, no me queda otra que redoblar mi esfuezo para convencer  a los lectores y lectoras que resistan, tanto mentalmente, no aceptando nunca el falso argumentario con el que nos bombardean a todas horas, como socialmente, activándonos en cada una de las propuesta de renovación cívica y política que necesita este país. Stop políticos!, será la consigna, al menos, no con los que ahora nos gobiernan.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Morosos en cascada o el Ojo que Todo lo Ve.

Hace ya unos meses, concretamente a primeros de marzo de 2012 publiqué una entrada muy dura sobre las medidas del gobierno Rajoy para conseguir sacar del atolladero a tantas y tantas pequeñas empresas y autónomos que habían caído presa del encantamiento del contrato público (menor y mayor)  y que pensaban que una Administración Pública era un cliente de fiar, que tarde, pero que pagaba...

Ha ido pasando el tiempo y la verdad es que seguimos parecido o incluso peor. Lamento no haberme equivocado en mis pronósticos pero es que no hacía falta ser muy listo para darse cuenta de que no se puede parchear una situación enquistada, diría incluso que tumorada, sin realizar una extirpación mayor de la zona dañada, que en este caso pasa ineludiblemente por una reforma integral de los procedimientos de contratación y "conveniación" (perdónenme el neologismo) que tenemos en este país (España, por si me leen en América).

Reformas ha habido muchas, tantas que yo he perdido la cuenta y confieso que apenas si puedo seguirles el ritmo, que necesito inexcusablemente la ayuda de un letrado asesor, que ilumine mi camino hacia el contrato o convenio que quiera establecer. Muchas, pero desde mi experiencia, de alcance muy escaso. Para los que trabajamos continuamente con la óptica de procesos como guía maestra de la organización administrativa pública, el alcance, y no sólo el objeto, es el alma mater de cualquier proceso. No estamos hablando de procedimientos, lo que en la jerga habitual se viene a sustituir por el cómo hacemos las cosas, las tareas, en qué orden, con qué resultados y con qué premisas. Eso está bien, y así lo refleja la Ley de Contratos. O más o menos bien, dependiendo de que ilustre jurista especializado consultemos. Pero en líneas generales, los procedimientos de contratación (no tanto los de "conveniación") son suficientes tal y como están.

Lo que no está tan claro para mí es el alcance del proceso, y así como la clara definición del ciclo de mejora continua (o PDCA en la jerga de calidad). El primero, el alcance del proceso de Contratación debe buscar algo más que lanzar propuestas de contratos a los funcionario/as responsables de las mesas de contratación de cada Administración Pública. Eso, en líneas generales, está más  o menos trillado, y a la vista de los informes de los Tribunales de Cuentas, no son los que peor lo hacen. Más bien dirigiría mi mirada hacia los órganos de intervención o de fiscalización (en cada Adm. la llaman de una manera aunque su función sea equivalente). Pero eso sería motivo de otra larga y profunda disertación sobre la independencia más o menos absoluta de esos órganos y la forma más o menos avispada que tienen nuestros cargos políticos de obviar, esquivar, presionar o simplemente, engañarles. El alcance de este proceso sale fuera de los órganos de contratación. No pueden ser omniscientes, ni pueden tener en su poder todos los datos necesarios para determinar que cierta propuesta de contrato es necesaria o está bien enfocada. Realmente, el alcance del proceso de contratación comienza en el demandante/proponente del contrato sobre la necesidad o no, las características a cubrir, todo ello englobado dentro de un sistema de gestión por procesos que permita dar sentido a esa propuesta de contrato.

Pongamos un ejemplo para aclarar este concepto novedoso de alcance del "proceso de contratación". Lo que habitualmente hacemos con el contrato de limpieza puede servirnos. La preparación de los pliegos cada año o cada dos años o periodo que hayamos establecido (y esto también es parte del proceso de contratación, no del procedimiento de contratación) suele repetirse, duplicarse, fotocopiarse...como queramos decirlo, de una vez a otra. Es el órgano de contratación el que nos avisa del hecho: los plazos se están estrechando y si queremos llegar a tiempo, sin prórrogas, es necesario comenzar la tramitación. Hemos empezado ya mal...Quien tendría que haber remitido a Contratación los "nuevos" pliegos debiera ser el responsable del proceso de Mantenimiento, que tiene a su cargo la limpieza del edificio administrativo, o de las dependencias que sean. No puede ser algo "reactivo" sino proactivo. Durante el año, se acumulan sugerencias, quejas, imprevistos, cambios, proyectos de obras...infinidad de asuntos que deben debatirse en el seno del citado proceso de Mantenimiento, que debe tener como actividad prefijada en su calendario, la actualización de los pliegos del servicio externalizado de limpieza, con todas las modificaciones, que considere necesarias. Ya vendrá luego la revisión técnica de si se puede o no se puede, pero de entrada, debe actuar proactivamente.

No quiero dejar pasar aquí la mención a los famosos "remanentes" presupuestarios que como patatas calientes se pasan unos a otros a finales de año, generalmente desde jefaturas avezadas y experimentadas hacia las más novatas, porque las primeras ya saben en qué embrollo se meten si, por un casual, deciden intentar "aprovecharlos" para algún contrato de última hora: que si una fotocopiadora nueva, que si un coche nuevo para el señor Director/Alcalde-sa...Los que reciben incautamente la patata aprenden la dura lección en sus propias carnes, y en el órgano de contratación correspondiente, maldicen las prisas y la falta de sentido a todo ello. Peor aún son los contratos menores que surgen como champiñones por todas las Administraciones Públicas a final de cada ejercicio presupuestario, porque "lo perdemos y además luego nos dirán los de Presupuestos que nuestras cifras no son de fiar". Como pueden ver, un sinsentido de proceso de contratación en su fase inicial de arranque, sin orden ni concierto, sin plan de inversiones serio, sensato, alineado estratégicamente con lo que la dirección política de esa Administación pretenda (me río por lo bajo porque ya me gustaría saber cuántas tienen planes estratégicos serios, desplegados en planes anuales y revisados sistematicamente, con control de la oposición...).

Sin pretenderlo, me he metido en el ciclo PDCA, del inglés, PLAN, DO, CONTROL, ACT, que habitualmente traducimos al español como planificar, hacer, controlar/medir y revisar, cerrando el ciclo para iniciar otro, en un conjunto de ciclos de mejora continua, que de aplicarse en cualquier Administración Pública la llevaría a la excelencia, y a ser claramente reconocida por sus ciudadanos.

Precisamente es la parte del controlar-medir donde el alcance del proceso de contratación vuelve a dejar claro que el procedimiento de contratación tal y como está pensado es escasísimo. Cuántas veces se revisa una decisión de externalización, cuántas veces se anula un contrato por incumplimiento manifiesto y demostrable de lo que se incluía en los pliegos. Quiénes son los encargados de controlar la ejecución del mismo. Qué tipo de apoyo, impuso o liderazgo político tienen los funcionario/as encargados de ese control. ¿Hay alguien ahí?, que diría el paisano...Si nadie controla, el contrato deja de tener sentido, y el propio proceso de contratación también, puesto que se rompe el ciclo virtuoso de mejora continua. Por ahí vienen muchas, muchas de nuestras proverbiales ineficiencias del tejido público, y yo diría incluso del vasto agujero de las cuentas públicas. Porque...no nos llamemos a engaño: si descontamos los gastos de personal, que es un apartado modesto del presupuesto de cualquier Administración Pública (entre el 20 y el 30% aprox.) el resto son contratos y convenios. Así que podemos identificar perfectamente qué tenemos que mejorar, en lugar de hacer brindis al sol lanzando a los medios que eliminarán una paga extra de Navidad a los funcionarios con carácter general. Ahorro sencillo pero mínimo, casi irrisorio, mientras seguimos dilapidando por falta de control los contratos públicos y convenios que constantemente generamos.

Y aquí enlazo con el problema posterior de la falta de abono de las facturas de esos contratos, que en el caso de la Administración Pública, según la Ley 15/2010 (de la etapa Zapatero, no lo olvidemos, ya que hablamos siempre de herencias recibidas) ha establecido la obligación de pagar en un máximo de 30 días, o de lo contrario aparecerán intereses de demora aplicables al contrato. Nos dicen los autores del artículo aparecido en la revista Auditoría Pública, nº 58, "Un año de medidas contra la morosidad en operaciones comerciales ¿oxígeno para las Pymes y autónomos?" que la citada Ley debería haber venido acompañada de mecanismos de control y de otras medidas adicionales. En mi opinión se quedan cortos con las propuestas que hacen, porque a fin de cuentas, si no vencemos el temor a perder clientes o a tener enfrente a una Administración, pese a que nos esté arruinando por no pagarnos, con otro clase de temor, nunca daremos el paso de denunciar al moroso. Yo iría mucho más allá, pese a que llegue a parecer que el Ojo que todo lo Ve, entraría en juego demasiadas veces. Ahí van algunas:

Para el ámbito privado, mediante un cambio legislativo, incluiría la obligación de declarar ante la Adminsitración Tributaria competente todas las facturas con pagos a proveedores, vencidas y no abonadas en el plazo legal establecido, así como las facturas emitidas a nuestros clientes que no hemos cobrado en el plazo legal. La relación con el impuesto de valor añadido es clara. Trimestralmente debería haber esa declaración, con el NIF del emisor y del pagador de la factura, su importe y fecha máxima de cobro. Si existe obligación legal de declarar los incobrados en ambos sentidos, se podrán cruzar datos por parte del fisco, teniendo además así un indicador muy fiable de lo que está ocurriendo. Me dirán que podría ser que algunos decidieran "no declarar" el impago. Para ellos vienen estas dos medidas adicionales.

En cualquier procedimiento concursal, los acreedores no podrán presentarse a instancia de parte, sino de oficio por parte del Fisco, que es el que tendrá todos los datos de impagos de la empresa concursada. Si no denuncias lo no cobrado de tu cliente al Fisco, luego no podrás ser parte del concurso de acreedores. La medida exige cambios legales profundos, pero...¿para qué está el Congreso y nuestros políticos?¿Queremos o no queremos saber quién es moroso y por cuánto?

La otra medida adicional vendría de las devoluciones de IVA por impago de la factura emitida. Si la empresa no declara el impago, si no denuncia al moroso, no podrá recuperar el IVA, o no podrá compensarlo.

Y para el ámbito púbico, tendríamos que realizar un cambio procedimiental importante en cuanto al mecanismo de abono de las facturas. No sólo consiste en decir en una Ley que a partir de los 30 días se podrán abonar intereses de demora si lo reclama el contratista. Esto no es de recibo...Si la Ley pretende eliminar o reducir la morosidad de las Administraciones Públicas, debe entender que es de obligada aplicación, es decir, que los sistemas contables de abono de las facturas en cualquier Administración Pública deberán aplicar el interés de demora OBLIGATORIAMENTE, siempre, sin reclamaciones de ningún tipo. Es la única manera de que no haya necesidad de denunciar a la Administración morosa y omnipotente que te haya tocado en suerte, y de paso, que los responsables del visto bueno de las facturas vean las orejas al lobo, y comprueben en sus carnes, el coste de "no calidad" que tienen sus demoras, sus ineficiencias en el traslado de documentos, y tantas otras excusas que acaban convirtiendo el abono de una factura en un laberinto inacabable. Si los procedimientos de recaudación ejecutiva han conseguido incluir el cálculo automático de esos intereses, ¿por qué demontres no se lo  pueden aplicar al caso en el que el pagador es la propia Administración Pública? Es de Justicia.




miércoles, 14 de noviembre de 2012

La gran mentira de las privatizaciones o cómo reducir la deuda pública.

Hace ya muchos meses que escribí una entrada en este blog comentando la estupidez de los procesos de privatización y externalización llevados a cabo por la mayoría de las Administraciones Públicas, embarcadas en una especie de moda, aire o vasca, arrastrados por vientos comunitarios neoliberales y con la indignante excusa de que los funcionarios y funcionarias lo hacen siempre peor, más lento y más caro, sea lo que sea.

En otra entrada ya hace menos tiempo, lancé mis rayos poderosos a estas altas instancias políticas que tiene cada Administración Pública, sea la que sea, con la intención de pincharles y hacerles reflexionar sobre lo que realmente hace falta acometer lo antes posible, esto es, medir la eficacia y eficiencia de los servicios públicos actualmente ofertados, pero de una forma exhaustiva y profesionalizada. Parece que no tengo la fuerza de Zeus y no llegué tan alto como era mi deseo. Las últimas noticias de la Comunidad de Madrid van precisamente en la dirección contraria, más de lo mismo, huida a ninguna parte, con intereses oscuros, muy oscuros afirmo yo, conocido como es conocido por mí todo el entramado político institucional en el que me muevo. Y es que conocida una Administración Pública, conocidas todas, por desgracia...conocido un "aparatchik político" conocidos todos, para mayor desgracia nuestra aún.

De modo que dándome por derrotado (por el momento) en lo que conseguir la racionalización de los procesos de contratación de modo que:
  •  se incluyan siempre los contenidos detallados de los demandantes de servicios y/o suministros que se precisa sacar a concurso, y con una espléndida colección de metodologías de  comprobación de la calidad de esas prestaciones y/o suministros,
  • se definan y aseguren las condiciones sociolaborales  en las que se van a prestar por parte de los futuros contratistas (me río yo de la Responsabilidad Social Corporativa de nuestras Administraciones Públicas, y de los niveles de transparencia alcanzados), y
  • finalmente, se asegure la fase de evaluación cuidadosa de la ejecución de esas contrataciones, para determinar si la externalización o privatización ha cumplido los objetivos perseguidos,
opté por realizar ese análisis actualizado en mis propias carnes, dándole la vuelta al calcetín de este proceso. Iba a iniciar un proceso "involucionista" pero sin tener demasiado claro hasta dónde podíamos llegar.

La premisa de partida que teníamos en mente era la de ahorrar en la contrata de limpieza y de seguridad. 
Era por tanto una cuestión de estrujarnos el magín pensando y repensando qué hacer. La primera opción que nos llegó sugerida desde alguna parte (no puedo dar más detalles) consistió en dejar de barrer y fregar, y por otra parte de prescindir de seguridad. Es evidente que no podemos dejar enguarrar los habitáculos funcionariales y que además, tampoco podemos quedarnos expuestos a las iras del populacho, capaz de arrearnos un guantazo a las primeras de cambio si no le concedemos la subvención o la beca solicitada. No está el horno para bollos. 

Estábamos en el "aprieto griego", hay que seguir haciendo lo mismo pero gastando un poco menos en la prestación del servicio. Pero he aquí que se me iluminó la bombillita y decidí averiguar cuánto costaba la prestación de esos dos servicios externalizados. Lo que llegué a conocer me dejó estupefacto. Al analizar las horas de trabajo empleadas por los trabajadores de las contratas, conducían al hecho cierto de que eran carísimas (y no en el sentido italiano del término). A partir de ahí, continué con la investigación, que consistió en averiguar qué salario real tenían los trabajadores, o como en la jerga economicista que nos domina y gobierna se viene a llamar Renta Bruta Disponible. Ufff, qué dolor al ver esas nóminas escuálidas...poco más que mileuristas. Algo no me cuadraba, algo iba mal en todo aquello. Así que hice mis cuentas y llego a la siguiente conclusión:

Debemos refuncionarizar los servicios de limpieza y de seguridad que tenemos subcontratados desde hace más de veinte años. A continuación les muestro las cuentas (son casos casi reales...el que quiera que investigue en sus propias administraciones y con sus contratos más habituales):

Factura mensual de seguridad: 26.000 euros aproximadamente, con el IVA incluido.
Ingreso recibido por el contratista es el 79% de esa cantidad., es decir, unos 21.000 euros brutos.
Por otra parte, el servicio prestado de seguridad se compone de 7 personas, es decir, unos 8.400 euros (1.200 euros por persona al mes podría ser una buena aproximación). Pero para la empresa debemos añadirle un 30% de coste de seguros sociales, formación, varios, etc, lo que lleva a 10.920 euros, y a esto le podemos incluso añadir un 15% de costes adicionales de gastos administrativos de la empresa, imputables a este contrato. Nos vamos ya hasta 12558 euros. La verdad es que ya no sé qué más imputar al coste empresarial por gestionar el servicio de seguridad para esta Administración Pública que he tomado como ejemplo. Bueno, bueno, sí que me he olvidado de algo...el beneficio empresarial...que, vaya por Dios, es de unos 8.500 euros por mes!!!

Eureka, lo conseguí !!! Concluí tras terminar las cuentas de este razonamiento económico en el que estuve trabajando hasta altas horas de la madrugada. Había encontrado la solución al problema de la reducción de la deuda pública y al mantenimiento del empleo en este país. "Eres un genio, General", me dije a mí mismo, en un acto de humildad y sencillez digno de Napoleón, "vas a salvar a España de la ruina". Y efectivamente, me puse manos a la obra, y me salieron las cuentas. Son éstas:

Seguridad: 7 contratos laborales con un ahorro de 8.500 euros /mes por 12 meses = 102.000 euros
Limpieza: 4 contratos laborales con un ahorro más modesto de 4.000/mes por 12 meses = 48.000 euros
Total ahorro en capítulo 2 del presupuesto para 2013 = 150.000 euros, aproximadamente una reducción del 35% anual desde el primer año.

Ahora vienen los costes que supondría aplicar mi solución:
-gastos de administración: ninguno, porque ya está montado el programa de nóminas de esta Administración Pública del ejemplo.
- gastos de personal...los mismos salvo los uniformes de los seguratas y las batas de limpiadore/as.
- gastos operativos. Ninguno que no estemos ya pagando, porque los detergentes y productos de limpieza necesarios también corren actualmente por nuestra cuenta (ya les había dicho yo que esto era un chollo para el contratista). Ah, y las balas de los ejercicios de tiro, porque esas no las pagamos (aunque todo podría llegar a ser en esta loca carrera externalizadora de todo). Pero, pero, no tendríamos que comprar armeros de seguridad, porque ya los tuvimos que instalar a cuenta nuestra...hace unos años, "porque nos obligaba la Ley".

Y ahora, viene lo mejor, los costes sociales de los despidos:

Ninguno, porque no habría despidos: los funcionarizamos y se acabó el problema. No creo que ninguno o ninguna de los afectados y afectadas tendría el más mínimo reparo en formar parte de la plantilla de esta Administración Pública ejemplo real que he tomado. El ahorro consiste en el beneficio empresarial de cada contrato, porque dejaremos de beneficiar a ningún empresario que no aporta nada al sistema, Son simple grasa a costa de dejar escuálidos a los demás. ¿A que mola, como decían los jóvenes antes? Solución guapa...¿verdad?

Y entonces le pregunto al General, "¿Por qué no lo aplicamos desde ya mismo?" Y además le hago otra segunda pregunta aún más dolorosa de escuchar "¿Dónde está el beneficio de la externalización para la Administración Pública que tomó estas decisiones hace tantos años?

El General se ríe y me contesta sabiamente "sigue la pista al beneficio de esos contratistas...". Pero eso es ya muy difícil para mí, necesito que Jordi Ebole me ayude. Él sí que sabe preguntar...o como le digo a mi Santa, él sí que sabe auditar a los políticos...

jueves, 25 de octubre de 2012

Homicidio a Europa: 5 años perdidos...

Hacía ya más de un mes desde mi última entrada en este blog, y de una parte, por la campaña electoral de las elecciones al Parlamento Vasco, y debo confesarles que de otra, por la vendimia y trabajos de vinicultura relacionados, no he podido disponer del tiempo necesario para trasladarles mis reflexiones sobre lo que he estado leyendo últimamente y sobre los últimos acontecimientos económicos y sociales en España, Europa y resto del planeta, especialmente de los Estados Unidos.

Con retraso conseguí a través de la web del think-tank Brueghel de Bruselas, un artículo muy  interesante de Paul de Grauwe, fechado el 19 de mayo de 2010, con título Fighting the Wrong Enemy (Luchando con el enemigo equivocado). El argumento central del autor se basa en la estupidez las principales instituciones comunitarias que se obstinan en montar severos controles contra malas prácticas económicas por parte de los Gobiernos comunitarios, pero no muestran el menor interés por desarrollar mecanismos para solventar las crisis económicas que pueden (y seguro que han podido) llegar a darse. Nos dice de Grauwe con un símil de lo más acertado, que la situación es equivalente a creer que seguir escrupulosamente las recomendaciones de los Servicios de Prevención de Incendios, hace innecesario dotarse de un Servicio de Extinción de Incendios. Como resultado, nuestra Comisión Europea decidió no dotarse de mecanismos correctores y así nos ha ido.

A todo esto podemos añadir el enorme error cometido al no hacer un seguimiento escrupuloso, en su cuadro de indicadores básicos, de la deuda del sector privado de cada Estado, y sobre todo de la parte del sector bancario europeo. Lo decía el autor del artículo citado hace dos años y debemos reconocer que de Grauwe tenía razón y que la Comisión se equivocó.

Insistía en aquella primavera de 2010, justo cuando el último gobierno de Zapatero dobló la rodilla ante el Consejo y la Comisión Europea, que los gobiernos de España y de Irlanda que estaban en problemas, no eran culpables, que en realidad, el sector privado de ambos países era el que estaba endeudado hasta las cejas, principalmente por la "facilidad prestadora" de la recién recuperada economía alemana que no sabía dónde emplear su elevado superávit por cuenta corriente. Es más, tanto Irlanda como España eran los alumnos más destacados de la clase en cuanto a reducción del porcentaje de deuda pública respecto al PIB citando una bajada de un 60 a un 40% para España y del 43 al 23% en el caso de Irlanda. Lo estaban haciendo muy bien, pero en ese fatídico mayo de 2010, la Comisión liderada por los gobiernos más neoliberales de centro-europa que hayamos conocido en este continente desde la etapa de Thatcher al frente del gobierno británico, metió a todos los países de Sureuropa en el mismo saco y los condenó sin pruebas y sin reconocer sus propios errores. Entre ellos, tenemos que citar su escasísimo afán por controlar los excesos del sector privado, y la alegría demostrada en situar grandes remesas de miles de millones euros en inversiones en el Sur de Europa sin garantías de ninguna clase, acudiendo ávidamente al mismo panal de rica miel inmobiliaria en el que se encontraban las economías recalentadas de Irlanda y España, y en menor medida de Grecia y Portugal. Demasiados pecadores, pocos arrepentidos y ninguna absolución.

Ha quedado demostrado que unos no supieron y otros no quisieron impulsar inmediatamente, tras el lanzamiento del euro, una Unión Bancaria, ni una unión Fiscal. Ahora nos vienen con ello (en la primavera de 2012 comienza a hablarse y ni siquiera en octubre está nada en marcha), después de haber arruinado las economías de los países del Sur, y después de haber sostenido una campaña mediática dirigida contra la "flojedad" de los sureuropeos, origen del malestar de su ciudadanía, en una huida hacia ninguna parte, en lugar de relanzar los principios fundadores europeos de solidaridad. Qué ironía que estos malos gobernantes europeos acudan a Oslo a recoger el Premio Nobel de la Paz; unos gobernantes que actúan con una cortedad de miras que raya en el homicidio a la propia Europa, totalmente alejados de sus ciudadanos, encastillados en sus oficinas de Bruselas y Berlin, incumpliendo sistemáticamente lo que el propio Tratado de la Unión Europea dice en su artículo 10.3 ("Las decisiones serán tomadas de la forma más abierta y próxima posible a los ciudadanos").

Y peor aún es conocer que la cumbre europea del 18 y 19 de octubre, hace unos días por tanto, terminó de nuevo posponiendo el cambio de rumbo drástico de las políticas europeas que nos están conduciendo al abismo, en una cordada infernal de países pequeños y mayores al final, de los que consiguen arrastrar finalmente a los más voluminosos. Sólo hay que leer las conclusiones de esa cumbre (puede seguirse este enlace para facilitar su lectura Conclusiones de la pasada cumbre europea del 18 y 19 de octubre de 2012 ), para darse cuenta de que no hay nada que hacer con los actuales gobernantes neoliberales que controlan el Consejo Europeo. El Parlamento Europeo es un convidado de piedra sin poder decisorio alguno. Minorías mayoritarias nacionales (cuando las hay) controlan los gobiernos de sus Estados y dirigen este entramado político-institucional pseudo-democrático en el que han convertido una maravillosa idea, un apasionante proyecto de vida en común, llamado Unión Europea.

Comentaba de Grauwe hace ya más de dos años que el problema de la eurozona era la ausencia de una unión política suficiéntemente fuerte en el que estuviera embebida la unión monetaria. Esta unión política debería asegurar la coordinación de las políticas económicas y presupuestarias para prevenir las grandes divergencias  que han emergido en la eurozona, y que implicaba que hubiera listos para utilizarse mecanismos de transferencia de fondos suficientes para resolver las crisis financieras. Según de Grauwe la solidaridad mútua no puede evitarse en una unión monetaria, incluso si esto implica ser solidario con los "pecadores" (aunque también creo que deberíamos aplicarnos el pasaje evangélico de la pecadora perdonada. , estoy de acuerdo con él, y mucho más aún cuando se intenta, se pretende socializar las consecuencias económicas de no haber podado a tiempo la exhuberancia irracional de los mercados inmobiliarios de España e Irlanda, construidos con deuda privada de bancos alemanes, es decir , aportada por quienes ahora no quieren someterse a las reglas del mercado privado, en el que las deudas privadas se resuelven en el ámbito privado del derecho mercantil de los estados deudores. En España esto se regula con los procedimientos de concurso de acreedores, suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra, donde están debidamente regulados el monto y la preferencia de los acreedores en el momento de repartirse lo que quede de los activos de la empresa quebrada. No vale ahora con acudir a papá Estado Alemán y a mamá Comisión Europea para exigir que sean los no-deudores españoles los que tengan que hacerse cargo de devolver préstamos no solicitados por la inmensa mayoría de ellos y en el que el Gobierno Español de Rajoy parece decidido a no convocar un referéndum para preguntarnos si debemos o no salvar a la banca española que se encuentre en quiebra técnica.

Por tanto, siento traicionado mi espíritu europeo hasta extremos que jamás hubiera llegado a pensar. Contemplo estupefacto como el Pacto de Estabilidad y Crecimiento le han dejado cojo de repente, y en su ruidoso traqueteo deja claro que la palabra Crecimiento ha quedado olvidada en este largo camino de traiciones y engaños al espíritu europeo que comenzó en Lisboa. Hace ya mucho tiempo que hemos dejado de hablar y por tanto de debatir y de impulsar la idea de una Constitución Europea. Sólo observo que hay algunos gobiernos que se creen mejores que otros, que no entienden que desunidos somos mucho más débiles, que somos irremediablemente interdependientes y que la testarudez centroeuropea en intentar obtener el pago de una deuda privada convirtiéndola en deuda pública sólo conduce a la muerte tras una larga y penosa espiral descendente de encogimiento económico y déficit fiscal continuado por incumplimiento sistemático de las previsiones de ingresos por impuestos y tasas públicas. Nos han traicionado, nos han engañado y quienes nos gobiernan aquí no se lo quieren explicar con claridad a la nación española porque, a su vez, una situación como ésta es ideal para "ajustar cuentas" domésticas con 7 años de un progreso social desconocido en España destruyendo la herencia de los gobiernos socialistas de Zapatero entre 2004 y 2011.

Llegados al apartado de las propuestas, como es obligatorio en cualquier entrada de este blog, propongo la fundación de una alternativa ciudadana europea que frene a las oligarquías neoliberales que controlan las instituciones europeas y que de paso a un auténtico Parlamento Europeo con capacidad decisoria real. No podemos seguir así. Ya son nada menos que 5 años perdidos. Nos va en ello el futuro, nuestro futuro como continente en el siglo XXI.







Obama, vente para Europa!!

Parafraseando le letra de una vieja canción popular española que rezaba "vente pa'España tío", me sirve para dar la bienvenida al sentido común macroeconómico, al menos en Estados Unidos.




Cálculo reservas mínimas

Países de la zona euro

El Banco Central Europeo fija para todos los países de la zona euro unas reservas mínimas que han de cumplir todas las entidades financieras, que se calcula multiplicando el coeficiente de reservas de cada categoría de pasivo, que es por tanto distinto en cada tipo de depósito, por el saldo de los pasivos citados.2 3
  • Depósitos a la vista, a plazo inferior o igual a dos años o disponibles con preaviso inferior o igual a dos años. Valores de renta fija con vencimiento inferior o igual a dos años. Instrumentos del mercado monetario: Coeficiente desde 2012, 1%.
  • Depósitos a plazo superior a dos años, disponibles con preaviso superior a dos años o cesiones temporales. Valores de renta fija con vencimiento superior a dos años: Coeficiente de caja del 0%.
  • Pasivos frente a otras entidades sujetas al sistema de reservas mínimas del Eurosistema o frente al BCE y a los bancos centrales nacionales: Excluidos de la base de reservas.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Crisis industriales de los 80: recuerdos de mi juventud

Crisis bancarias...el tiempo presente de mi madurez

Por qué se me ha activado la memoria...

Paisaje industrial de la segunda mitad del siglo XX en el Bajo Nervión.
Crisis de la siderurgia, de la línea blanca, de los astilleros y construcción naval.

El parche continuo...hasta la llegada de gobiernos socialistas. Una forma integradora de resolver el gran problema. Centros Especiales de Empleo.Fondos de desempleo...

La realidad de la solución a aquella crisis...Una pensión más baja, numerosas personas prejubiladas, con 55 años...Pero un corte de la sangría...Medidas sociales

Lo hizo un gobiernos socialistas...con movilizaciones continuas, broncas y más broncas en la calle, con la imcomprensión, miedo generalizado a que te dejaran a un lado. Mi tío trabajaba en una pequeña empresa de  suministro y alquiler de toldos, principalmente trabajando en el puerto de Bilbao (Santurce concretamente). La innovación en el transporte marítimo y la búsqueda de su abaratamiento trajo consigo dos novedades que acabaron de eliminar de un plumazo los puestos de trabajo de mi tío:
- Los buques de gran calado que exigían estandarizar los contenedores de carga, para facilitar su manipulación con grandes grúas.
- La contenerización, con cada vez menos transporte a granel, o al descubierto, que exigía guarecer la mercancía del salitre y de las inclemencias meteorológicas mientras se deschapaban las mercancías en las aduanas tanto para su carga como para su descarga del barco.

Conclusión, menos toldos, y por tanto una empresa que prescindió de sus trabajadores. Pero el trabajador pertenecía un sector minoritario, con pocos trabajadores afectados, poca presión podían hacer. ¿Se acuerdan de SINTEL y su acampada "casi permanente"?

Estas crisis se resolvieron sin necesidad de pedir rescates. La movilización social era aceptada por los gobiernos y el debate era continuo.






lunes, 10 de septiembre de 2012

Un gobierno de charlatanes (2ª parte)

Ya sé lo que no voy a hacer esta noche después de cenar. No voy a ver en televisión la entrevista al presidente del gobierno, señor Rajoy. Me niego a ver este espectáculo televisivo, parte del circo mediático que nos han construido los medios en la última década. Show must go on , el espectáculo debe continuar, decía Fredy Mercury en su famosísima canción, y así parece que lo quieren programar los nuevos jerifaltes de la Radiotelevisión Española.

Son bastantes las razones que me han conducido a tomar esa decisión. Intentaré resumirlas en este post y así no alargarme en exceso, porque sigo sin poder terminar otro anunciadísimo post sobre Europa, la Comisión, los neoliberales y la democracia parlamentaria. Y ese otro sí que me merece mucha mayor atención y reflexión. Así que continuaré con la segunda parte de mi crítica a este gobierno de charlatanes, hablando de Rajoy.

En primer lugar, nuestro presidente de gobierno no se caracteriza por la facilidad expositiva. Nunca he pensado que fuera un gran conocedor de muchas las materias en las que ha trabajado a lo largo de su ya larga carrera política. En los gobiernos de Aznar demostró querer (o al menos lo que pretendía su jefe) ser (aunque sin serlo) lo que una compañera de oficina llama "todero", es decir, alguien que sabe hacer de todo de mejor o menor manera, y que te saca de un problema con mayor o menor acierto. Por tanto, en cualquier entrevista que le hayan hecho nunca habrá dejado clara la respuesta. ¿Se acuerdan de sus dudas para responder al ciudadano que quería conocer su sueldo? Fíjense que es bien fácil. Lo dices o no lo dices, sin más. Después de varios minutos de conversación intrascendente nos quedamos sin saberlo. Era un mal precedente cuando era un simple jefe de la oposición, previsible candidato a ocupar la presidencia del gobierno de España.

En segundo lugar, y abundando en lo ya comentado en el primer punto, su técnica de debate no puede ser más soporífera. Vuelvo a preguntarles por aquel debate cara a cara con Rubalcaba en noviembre de 2011. Aquello ya no fueron milongadas varias lanzadas por amiguetes de la prensa domesticada de este país a las que responde con alguna  bromita, y luego deja en el aire la contrapregunta, algo que le caracteriza. Su oponente le lanzó encima de la mesa preguntas directas y muy concretas sobre su programa electoral, el del PP, el que debería poner en marcha si ganaba las elecciones (como pronosticaban las encuestas). Ese estilo directo no le gusta a nuestro presidente, y llegó a mosquearse (perdónenme la expresión) públicamente con Rubalcaba, delante de todos los televidentes, por ser tan vehemente en la pregunta, por "insistir tanto" en que explicara con pelos y señales qué iba a hacer, cómo se concretaba el programa electoral. Fallido intento del líder provisional del PSOE (en aquel momento) de sacar a la luz el "programa oculto" (o al menos eso creíamos algunos muchos) del PP. Para mí, fue la peor entrevista de todos los tiempos, no por el conductor de la misma, que técnicamente fue muy neutral, pero que a efectos de conclusiones para el público, inoperante, sino por la testarudez de un futuro Presidente del Gobierno en mostrarse con un perfil oculto. Una especie de "me tomas o me tomas, porque no tienes alternativa".

Ya en tercer lugar, y siguiendo con el repaso histórico a los acontecimientos que le han rodeado en los últimos años de oposición y primeros meses de gobierno, no veré la entrevista por su cinismo. Esta semana de subida del IVA, mejor dicho, de visualización efectiva en los precios de tal subida de impuestos, hemos podido recordar gracias a la prensa independiente algunas frases gloriosas que brotaron de su boca en su faceta opositora (se le daba mejor que la gobernadora): "y los chuches...van a subir el IVA de los chuches". La realidad actual nos muestra a una persona que es incapaz de articular una sola idea y desarrollarla de modo que todos sepamos qué se va a hacer. Realmente estoy aburridísimo e indignadísimo, y con un cabreo creciente, cuando tengo que oír machaconamente su no-decir-nada: "haremos lo que haya que hacer, como haya que hacer", en un ejercicio de transparencia informativa digno del mejor limpiacristales del mercado. porque para dejarlo más claro a los lectores: si sabía lo que estaba ocurriendo en España, en su economía, acosada por los especuladores de las finanzas y por los neoliberales de la Comisión Europea, Bundesbank-BCE y Fondo Monetario Internacional, entonces nos mintió a todos ocultando las medidas "sabidas y pretomadas". Y si no sabía nada de lo que estaba pasando, ha demostrado ser un ignorante supino que no merece el puesto que ocupa y que por tanto, todas las medidas tomadas han sido mal planificadas, gestionadas y puestas en marcha, con total improvisación. La excusa de la herencia recibida se vuelve en su contra.

Y aún peor me parece oírle decir que él no está nada contento con esas medidas, que no le queda otro remedio, que no hay alternativa. Es decir, tenemos a un pesimista nato al frente del gobierno que nos "desgobierna", claramente absentista de la realidad que le ha tocado vivir, en su fuero interno maldiciendo de esta época histórica en la que debe mostrar dotes de liderazgo de los que carece. Tiene razón Rubalcaba cuando dice ayer (pequeño giro hacia una oposición más dura...y que dureeee), que tendrá que pedirle explicaciones del rescate a la Troika, porque Rajoy no sabe nada. Y esto sirve como cuarta razón para no volver a escuchar una entrevista a su persona.

Añadiré además una última razón que ya no tiene nada que ver con el Presidente del Gobierno, sino con el formato de entrevistas en coro, en la que los "elegidos preguntantes" tienen mucho que conservar y poco deseo de arriesgar. Años y años de TDTs variadas pero coincidentes casi unánimemente en el mismo discurso neoliberal y ultraconservador, además de saraos circenses televisivos para que la gente se enbrutezca y atonte, con nombramiento incluso de "reina del pueblo" (esperpéntico), han generado una fórmula televisiva (y en las cadenas de radio también), en la que la tertulia, con o sin invitado, conduce al púlpito mediático a sermoneadores variopintos, las más de las veces desinformados, con argumentaciones poco o nada trabajadas, y que cualquier persona medianamente inteligente e informada considera pura basura informativa con un sesgo político conservador muy claro.

En ese sentido me ha alegrado sobremanera escuchar a Javier del Pino, en su programa "A vivir que son dos días" su intención de no volver a introducir ninguna tertulia, ahora que se ha convertido en conductor (supongo que también director) del mismo. Todo lo contrario que la nueva RTVE que camina hacia un túnel oscuro (algo que ya presumíamos tras el golpe de estado gubernamental). Como dice mi Santa, "algo empieza a oler a podrido en algunos informativos". Me alegro por Pepa Bueno, nuevo fichaje de la SER en las mañanas. Otros muchos buenos profesionales han empezado a hacer las maletas...

En resumen, que no merece la pena emplear un sólo minuto de mi vida en escucharle más. Hace ya unas semanas que me uní a una petición de change.org dirigida a forzar su dimisión lo antes posible (el que quiera puede pinchar en el botón de la columna de la derecha para unirse a la petición). Sigo pensando que esta crisis social, económica, y cada vez tomando más cuerpo, político-institucional,  no se puede resolver sin un gran pacto nacional y europeo, que devuelva la palabra a la ciudadanía y además la capacidad de decidir qué se recorta, dónde se invierte, y cuánto nos endeudamos. Hay alternativas, y muchas, pero las tenemos que decir entre todos y todas. La importancia del momento exige la utilización del referendum. Es mi propuesta.


miércoles, 29 de agosto de 2012

¿Y si no rescatamos a la banca...?

Hace unas semanas expuse mi opinión sobre la charlatanería de los componentes del Gobierno Rajoy. La entrevista del ministro De Guindos le ha situado en cabeza de esa especial liga de la incontinencia verbal gubernamental. Y eso a pesar de que los últimos días habían sumado muchos puntos los ministros Montoro y Soria, deslumbrantes acaparadores de minutaje en los medios de comunicación con su durísima discusión sobre las energías renovables, sin olvidar a la vicepresidenta Santamaría, con su exquisitez expositiva, clara, diáfana, transparente, cristalina sobre los detalles de la prórroga de la ayuda especial a los parados que se quedan sin subsidio por desempleo.

Desde luego que se lo están poniendo bien difícil a De Guindos si no fuera porque este ministro ha batido todas las plusmarcas de la arrogancia al autonombrarse portavoz único del sentimiento nacional español, o como lo resume él mismo, de España, puesto que revela a la prensa financiera extranjera que estamos todos y todas las que habitan este país deseando ajustarnos aún más el cinturón, que no hay problema en hacerlo si hiciera falta. Todo sea por recibir cuanto antes ese "segundo" rescate, o rescate "blando" o como lo quieran llamar.

Vuelvo aquí, desde esta tribuna (no me he podido resistir a llamarlo así, lo siento...), al ya viejo asunto del rescate bancario (el primer rescate que aún no se ha hecho realidad), y a su necesidad imperiosa, a su necesidad a secas, o como yo prefiero, a su innecesariedad. Esta última opción es la que  intentaré defender con argumentos lógicos, es decir, que no debemos rescatar a la banca, española o de cualquier nacionalidad. Porque leyendo a cualquier autor, investigador, experto que no comulgue con la línea editorial neoliberal predominante en el mundo económico y financiero actual, consigues entender mucho de lo que está sucediendo en este país, y en algunos más de nuestro entorno cercano, en el Sur y Oeste europeo. Por ejemplo, como venía adelantando en la página de este blog "Lo que estoy leyendo", el libro Hay alternativas de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón, me ha conducido a una pequeña investigación del sector bancario español, a partir de los datos que sistemáticamente recoge el Banco de España y que publica en su web para quien quiera analizarlos científicamente.

Pues bien, empezaré con los datos del rescate en base a la información disponible en cuanto a los beneficios obtenidos por nuestras entidades de crédito frente al total de activos (debieran ser mayoritariamente lo que nos prestan) y pasivos (debieran ser mayoritariamente nuestros depósitos bancarios) que manejan. La gráfica es elocuente. Estamos viviendo en 2011 y comienzos del 2012 (no lo muestro porque sólo disponía de los datos hasta marzo) un auténtico desplome de los beneficios.
Elaboración propia a partir de datos obtenidos en la web del  Banco de España

¿Qué les está pasando a nuestros bancos? El siguiente gráfico muestra un ratio muy interesante, el porcentaje de ingresos procedentes de la diferencia entre lo que nos pagan por nuestros depósitos y lo que les pagamos por los créditos y préstamos que nos conceden. En menos de 20 años ha pasado de casi un 85% a un simple 50%, incluso con valores menores a esa cifra (recomendable según he podido leer en algún informe técnico) en los último años del glorioso y neoliberal boom del ladrillo español. En palabras llanas, esto quiere decir que nuestros bancos están abandonando con bastante rapidez la base de su negocio, recoger el dinero de los ciudadanos para revertirlo, transformado en forma de préstamos y crédito, en la economía española, aportando el combustible que ahora tanto falta. Ya volveremos luego sobre este tema para intentar aclarar a qué se están dedicando (el otro 50%)

Elaboración propia a partir de datos disponibles en la web del Banco de España
Pero es que si examinamos con más detalle los datos, observamos que los pocos préstamos que nos han estado concediendo, se dirigieron mayoritariamente al negocio hipotecario residencial, de primera y muchísima segunda vivienda, la que tiene peor salida comercial en tiempos duros como los que vivimos. La consecuencia es la acumulación de adjudicaciones y daciones en pago (las menos) de inmuebles de los pobrecitos españoles por casi toda la geografía española. Observen ustedes cómo les está yendo en los últimos años en el siguiente gráfico.



 La cifra es impresionante, mareante, escandalosamente exagerada. Nada menos que  260.000 millones de euros en inmuebles sin salida comercial, dada la debilísima demanda. A veces pienso que estamos a un paso de un auténtico desembarco mafioso blanqueador de capitales internacionales que se dedicarían a invertir a precios de saldo en inmuebles en España. La pena es que no se trata de hoteles, ni de grandes edificios de oficinas en el centro de dinámicas ciudades españolas. Casi todas son viviendas de dudosa calidad de acabado respecto a los estándares habituales, porque tenían como objetivo ser adquiridas por españoles con mayor capacidad adquisitiva que la actual, que vivían el sueño de una segunda vivienda en la costa, para pasar allí unas pocas semanas al año, o en su caso, para alquilársela a algún europeo que tampoco quisiera mucho más que sol y playa. Es decir, un negocio ruinoso en términos de rentabilidad económico-financiera para el español que compraba esa vivienda, que simplemente tenía en mente una inversión a medio-largo plazo bastante buena en el imaginario español. Porque ya sabíamos todos y todas que..."los pisos nunca bajan de precio". Si algo bueno saldrá de esta profunda depresión en la que estamos metidos es la desaparición para siempre de esa falsa idea que ha conducido siempre a alejarnos de productos de inversión alternativos. Y es que el asunto de las preferentes ha acabado con otro mito del españolito medio "yo lo dejo a plazo fijo con un interés majillo y a esperar, que al menos no pierdo lo que tengo". También se acabó, se secó este pequeño oasis inversor. Que conste que considero que nos ha venido muy bien para ir adquiriendo una mayor cultura financiera e inversora, porque buena falta nos hace para hacer avanzar este país.

 Volviendo al gráfico anterior, vemos que la curva azul, la que representa los inmuebles propios de los bancos han disminuido en su cifra total en los últimos tres años. Lo que les voy a contar ahora es una sospecha, y por tanto, tómensela con la debida precaución, sopesando ustedes mismos, en base a la información propia que manejen si estoy equivocado, mucho, poco o nada. En mi opinión, las entidades de crédito, nuestros bancos, están actualizando los precios de sus propios inmuebles al precio "razonable" que exige la circular 4/2004 del Banco de España (adaptación de las NIIF al sistema bancario español). Sus contables pueden hacerlo relativamente fácil. Son precios de oficinas que tienen aún mercado, donde hay compras y ventas de locales comerciales. También podría ser que incluso hayan vendido oficinas tras la fuerte etapa de concentración bancaria que estamos viviendo, aunque sabemos que muchas sucursales se abrían en régimen de alquiler.

Elaboración propia a partir de datos obtenidos de la web del Banco de España (2012 hasta marzo)
 Podemos añadir otra gráfica con los ajustes de valoración declarados en los balances. Son ya tres años con cifras negativas...Sin embargo, la curva magenta no muestra ese descenso, aunque se observa una ralentización en el incremento del saldo acumulado. Creo que la avalancha de desahucios y adjudicaciones de inmuebles en los juzgados, junto con el continuo estrechamiento del mercado inmobiliario (las cifras de nuevas hipotecas firmadas en los últimos meses son una buena muestra) dificulta enormemente conocer el precio "razonable" de mercado que exige la circular del Banco de España, antes citada.

Esta cifra de 260.000 millones es por tanto como los relojes de Dalí, plástica, deformable, cambiante,  un ejemplo puro de surrealismo. Solución propuesta, también surrealista: construyamos un banco malo y le cedemos todo este paquete inmobiliario, la gran patata caliente de España. La expresión cedemos no es correcta. Realmente de cesión nada de nada, ya que no sabemos el precio de esa gigantesca transacción, si como he venido indicando, lo anotado en los balances remitidos al Banco de España tienen un bajo porcentaje de exactitud, porque como dicen los expertos en la materia "no hay precio razonable porque no existe mercado". Lo que sí sabemos es quién pagará a los bancos por esos activos inmobiliarios, por quedarse con esa patata caliente: los ciudadanos españoles. Como decía el representante de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, es el mundo al revés: desahuciamos a cientos de miles de españoles para que otros millones de ellos paguen una cantidad indeterminada aún por adquirirlos de nuevo, vacíos de sus iniciales dueños, que habrán tenido que ir a vivir con los padres, con los suegros, de alquiler o debajo de un puente. Y como nuestras finanzas públicas no pueden abordar la transacción, nos endeudamos en los mercados internacionales a intereses desorbitados, porque nadie en su sano juicio querría prestar a alguien que hace cosas así. Claro que luego algunos aún dirán que los mercados son irracionales...

 Volvamos de nuevo a la fuente de ingresos de nuestros bancos. Sabiendo que apenas la mitad del negocio es el tradicional, ¿de dónde obtienen el resto de sus ingresos? En el siguiente gráfico tenemos parte de la respuesta. La obtienen sableándonos una y otra vez en cada ocasión que pueden a través de las famosas "comisiones" de todo tipo que aparecen continuamente en nuestras libretas y cuentas corrientes, para nuestra desesperación. La gráfica habla por sí misma. Hemos pasado de un 12,5% de ingresos procedentes de comisiones en los años 80 a un mareante 25%, es decir, el doble, y con años como el periodo 2003-2005 que llegaron al 30%.

Elaboración propia a partir de datos obtenidos de la web del Banco de España
El gran poder de la banca ha conducido a un incremento no proporcional de los costes de "producción" de esos servicios bancarios por los que nos cobran, hayamos o no hayamos solicitado los mismos (ese es otro asunto que por sí mismo merecería un post si no fuera porque blogueros expertos en la materia han hablado mucho y muy bien sobre esta materia). Para refrendar mi opinión me he dedicado a recoger las cifras básicas globales del sistema bancario español en cuanto a costes de explotación y costes de personal. La mayoría de esas comisiones están "justificadas" en la atención personal de los trabajadores bancarios, y en la utilización de complejos sistemas informáticos para la gestión de nuestros patrimonios y de nuestros préstamos y créditos. Es razonable sin lugar a dudas la composición de esa partida de gastos de producción. Pues bien, ahora veamos en el siguiente gráfico un significativo ratio obtenido al dividir los ingresos obtenidos de comisiones percibidas frente a los gastos de explotación más gastos de personal.



De no verlo no creerlo, como Santo Tomás...Se ha multiplicado por dos el beneficio obtenido en el conjunto de las operaciones bancarias que están sometidas a una comisión por la labor realizada. La productividad conseguida con las fuertes inversiones en tecnología (informatización completa , centralización de operaciones, oficinas virtuales...) se la han quedado completamente. En lugar de bajar los precios de las comisiones, las han subido. De nuevo el mundo al revés, aunque menos al revés de lo que pueda parecer al principio si tenemos en cuenta el enorme poder fáctico que tienen los bancos en España, y la escasa capacidad del Banco de España para regularlo. Ningún partido político ha tenido arrestos para coger el toro por los cuernos. Todo ha quedado en pequeñas apariciones en el mercado bancario de ING Direct (ahora entiendo por qué no cobran comisiones) y de algún que otro banco grande que tiene oficina virtual y que tampoco cobra. Doy fe que es así. A fecha de hoy no pago comisiones por transferencias bancarias. Si el lector o lectora está pagando por ellas, que me envíe un correo y le informaré "gratuitamente" de quiénes son y cómo lo tiene que hacer.

Es más, si analizamos los costes laborales en el sistema bancario español comprobaremos que el ritmo de ajuste (aniquilación) de puestos de trabajo en ese sector es gigantesco.

Elaboración propia a partir de datos obtenidos en la web del Banco de España
No es un secreto para los propios trabajadores bancarios. Las jubilaciones anticipadas están a la orden del día. Viendo el gráfico comprenderemos que hubo tiempos mejores en los que los salarios crecieron considerablemente al calor de los Pactos de la Moncloa, con las centrales sindicales mayoritarias bien asentadas en este sector. Poco queda ya de aquello. Los años 90 los laminaron progresivamente, inexorablemente. Ya no queda nada de aquello.

Queda un 25% de los ingresos bancarios sin aflorar. Bueno, en los  balances, con dificultad para semi-ilustrados como este bloguero, se puede hacer una resta y concluir que los negocios financieros son la otra pata que falta a la silla. De nuevo aportaré mi opinión no contrastable con gráficos y datos. Me parece que la banca española ha está dedicando demasiados esfuerzos a la especulación financiera, como el resto de la banca internacional, con la que tiene que competir por culpa la ola neoliberal que todo lo ha inundado.

Viene a cuento recordar algunas palabras del informe del BBVA de 2008. En su apartado final de conclusiones, recogía un párrafo del informe de estabilidad financiera de noviembre de 2007 del Banco de España que reproduzco "... las entidades de depósito españolas afrontan las turbulencias del sector financiero desde una posición de solidez". A lo que añadían sus autores un "No obstante, el actual clima de incertidumbre que afecta a los mercados financieros, la quiebra de alguno de los bancos de inversión en Estados Unidos, la capitalización pública de bancos en diversos países, las intervenciones masivas y coordinadas de los Bancos Centrales, la ralentización en el ritmo de crecimiento económico y la desaceleración del mercado inmobiliario, justifican la conveniencia de no sobrevalorar la solidez de la banca española, dada la amenaza que supone este entorno sobre el negocio bancario". ¿Clarividencia? No, para nada, simplemente mucho conocimiento del mundo financiero internacional y de la gestión de escenarios, algo que falta a nuestro Gobierno Rajoy  y por extensión al Gobierno Merkel y a la Comisión Europea.

Llega la hora de las propuestas. Seré muy breve ya que la fundamentación de las mismas ha sido expuesta con datos y cifras en los párrafos anteriores.

  1. Creación de la Caja Popular de España. Todos los españoles tenemos derecho y obligación de tener al menos una cuenta abierta en esa Caja. No tendrá gastos ni comisiones de ningún tipo por los servicios bancarios mínimos a los que todos los españoles tendremos derecho constitucional. Si hemos sido capaces de incluir en la Constitución la norma de techo máximo de gasto, no creo que los dos grandes partidos del Estado sean incapaces de promover una reforma constitucional tan sencilla por la vía más rápida (ya ensayada hace unos meses).
  2. Rechazo al rescate bancario. Los bancos y cajas con enfermedades "terminales" serán cerrados por el procedimiento concursal con una nota acelerada para evitar problemas a los trabajadores bancarios, transfiriéndoles directamente a la plantilla de la Caja Popular de España.
  3. Del procedimiento concursal (mediante una nueva Ley aprobada por el Parlamento Español) se excluirán los inmuebles (piso, fincas, etc) que pasarán al Patrimonio del Estado, para crear un Instituto Nacional Inmobiliario dedicado a alquilarlos con precio reducido en función de la renta y patrimonio de quienes hayan sido desahuciados. La expropiación de esa ingente masa de inmuebles será abonada a los deudores de los bancos a precios rebajados con una quita a estimar de acuerdo con precios anteriores al boom inmobiliario. Es decir, cerrando la herida y cortando la hemorragia de una vez por todas, creando un suelo a los precios inmobiliarios.
  4. Creación de gravámenes especiales en el Impuesto de Sociedades aplicable a los ingresos procedentes de comisiones percibidas por los bancos. Ya que no rebajan los precios de las comisiones, apropiándose de toda la plusvalía generada con las reducciones de empleados de banca y de mejoras organizativas e informática, vía impuestos de sociedades, revertiremos una buena parte transformado en ingresos públicos para el Estado, con el que financiar todo este proceso de reconversión de la banca española.
  5. Prohibir por Ley (nueva Ley a aprobar en el Parlamento) a la banca de depósitos que baje su ratio margen de intereses respecto al margen bruto por debajo del 70%, o de lo contrario deberá transformarse en un banco de finanzas, que no podría tener depósitos de ciudadanos corrientes. En resumen, separar la banca tradicional minorista de la banca especulativa. Por supuesto, prohibiendo participaciones  mayoritarias de una en la otra. Hay que poner remedio preventivo  a futuros casos de apropiación de fondos a plazo fijo que se transforman por arte de birlibirloque en acciones preferentes con pérdidas para el depositante.
En resumen, banca pública, derechos bancarios mínimos y fin a la especulación y a los abusos bancarios tanto nacionales como internacionales. Déjemos hundir a los malos bancos y que se queden con su dinero la Comisión, el Eurogrupo y los bancos alemanes. 





sábado, 18 de agosto de 2012

Alta traición a la Unión Europea

Hace una semanas comentaba en este blog que estaba leyendo el libro de Josu de Miguel Bárcena "El gobierno de la economía en la Constitución Europea: Crisis e indeterminación institucional". No sólo me gustó, sino que lo he vuelto a releer tomando notas porque su lectura me ha inspirado este post, que tiene numerosas explicaciones técnicas de alto calado que exigen mencionar la fuente con gran precisión y también animar a otros lectores a que profundizen y amplíen.

Pero, ¿por qué me ha inspirado? Bien, desde hace unos cuantos meses vengo oyendo a tertulianos y tertulianas intentar dar explicaciones más o menos coherentes y razonadas de lo que está pasando en la Unión Europea, de lo que nos está pasando como país de la Unión, también de lo que les pasa a los griegos, italianos, portugueses, irlandeses...y sobre todo de lo que se nos viene encima, queramos o no queramos aceptarlo. Mucho de lo oído no me ha convencido en absoluto. Observo continuamente falta de conocimiento técnico de lo que se está defendiendo o atacando, y en los más expertos, o aparentemente expertos, la aceptación de unos hechos consumados, de unos dados que ya han rodado y a los que nadie parece quería mirar, porque sabíamos que habíamos perdido la partida.

Continuamente oíamos y seguimos oyendo que se necesitan reformas estructurales profundas, que tenemos que hacer los deberes, que la herencia recibida (la de Zapatero) es catastrófica por no haberlos hecho precisamente, pero nadie nos da razón del por qué de esas reformas de tanto calado, que fundamentalmente pasan por:
  1. Destruir el estado social: sanidad pública, educación pública.
  2. Demoler el sistema de pensiones público.
  3. Aniquilar a la fuerza sindical y al sistema de pactos empresa-trabajadores vigente desde la Transición y los Pactos de la Moncloa de finales de los 70, con cuasi-esclavización de la masa de trabajadores.
En resumen, reducir el Estado social y democrático de Derecho actual que disfrutamos los españoles y españolas al mínimo neoliberal que casi puede definirse como "haga usted lo que quiera, búsquese la vida, pero no moleste al vecino porque la fuerza de la Ley caerá sobre usted", eso sí, con seguridad privada y en cárceles privadas.

De acuerdo, esa es la meta actual del gobierno Rajoy, y sobre todo esos son los principios reformistas que le están chivando al oído desde Bruselas, FMI, y todos aquellos que "de-formaron" el consenso de Washington. Pero, ¿es la meta original de la Unión Europea? ¿Para ésto nos subimos al tren, ese tren que no podíamos perder de ninguna manera?



Escuché ayer en la SER un debate de tertulianos que consiguieron enfadarme sobremanera.
Lo mejor: escuchar que un catedrático de la Universidad de Sevilla se me ha adelantado pidiendo que sean acusados ciertos políticos europeos (no recuerdo bien por qué tipo de delito).

Preparaba mentalmente lo mismo una vez leído y releído el libro de la constitución económica europea:

Al patíbulo deberían ir: Merkel como hacedora de deseos de la alta patronal europea (alemana fundamentalmente), Schaubel, Dragi, Rajoy, Rato, etc...

FMI no puedo pedir ya más ajustes...Se han hecho todos...y sin recibir un euro, aún...¿Cómo se devolverá? Que se hundan las cajas y dejemos de provisionar pisos y más pisos. No son pérdidas, nunca lo serán, porque nunca se traducirán en  ventas a bajo precio puesto que no hay mercado donde venderlas.

Traición al Tratado de la Unión Europea y a las políticas sociales, al oscurantismo y a la solidaridad europea. Quién son ellos para ver pajas en nuestros ojos, si ellos hicieron lo mismo.

Qué ventajas trae el euro, la unión económica y monetaria para los españoles, para los italianos, griegos, portugues, irlandeses, chipriotas, malteses...Y seguirán los del Este...Ahora ya ninguna

Antes de dejarnos intervenir más aún, debemos cortar los lazos con Europa inmediatamente, y buscar el libre mercado auténtico, obteniendo todo tipo de ventajas comerciales. ¿Alguien ha observado qué balance comercial tenemos con la Unión Económica y Monetaria? Es deficitario...seguramente

La constitución económica nacional española ha sido sustituida por la europea, manejado por los neoliberales que han olvidado totalmente sus deberes sociales. No compensa seguir en este club, que nos trata como ciudadanos de segunda, permanentemente bajo sospecha, en la que algunos "listos del extremo Norte" se dedican a pedir avales extraordinarios para la miseria que nos prestan. Que les den por el culo, aunque dudo mucho que con lo estrecho y frío que lo tienen, alguien pueda tener gustirrinín al hacerles el griego.

O nos vamos nosotros o se van ellos. Esta es la disyuntiva, y parece ser que la ciudadanía europea sigue esclerotizada y renacionalizada, sin ver más allá de sus narices. Lo que viene es la quiebra del sistema, porque los sureños no van a querer seguir pagando los platos rotos y que además de pagarlos no les dejen comprar nuevos. Nos han traicionado, han traicionado a los fundadores de la Unión Europea, se han envanecido y creen que ellos sólo pueden hacer y deshacer a su antojo, con un Parlamento Europeo ninguneado, desprestigiado a propósito, con la aviesa intención de que sea un foro donde se juntan parlamentarios "extremistas" que no representan el sentir general de la población europea, y que sólo sirve para que algunos nos llevemos las manos a la cabeza cuando les oímos hablar.

Se han olvidado de la Justicia, anclados en un egoísmo nacionalista que destruirá la Unión Europea. Hasta firmes europeístas convencidos como el que redacta estas líneas está ya cansado y amargado de la hipocresía y prepotencia germánica. No queremos estar asociados a este IV Reich. Es hora de marcharse o de que se vayan. 

domingo, 5 de agosto de 2012

La máquina de destruir dinero...

Mis conocimientos de la teoria económica están siendo puestos en un brete ante lo que vengo observando en los últimos meses, que no coinciden sólo con la etapa del gobierno Rajoy. Efectivamente, este último ha metido la directa en su loca carrera a ninguna parte, que ya comenzó con los últimos estertores del gobierno Zapatero en 2011, tras el brusco cambio de mayo de 2010, el del reconocimiento oficial de la gravedad de la crisis bancaria->financiera->económica->social. Fíjense en el sentido de las flechitas y cómo falta aún la gran flecha apuntando a la crisis política, puesto que aún vivimos de las rentas de las recientes elecciones generales de noviembre de 2011, que otorgó una mayoría absoluta al PP, legitimación completamente dilapidada en 7 meses de mal gobierno.

Pues bien, de todo lo que he estudiado en mi vida relativo a la intervención de los gobiernos para generar demanda, diseñando y desarrollando políticas anticíclicas que intenten evitar la parada de la economía productiva  y volver a  utilizar toda su capacidad, generando empleo y riqueza, es la intervención del banco central correspondiente el que más me ha subyugado. Recuerdo a este respecto un texto reciéntemente leído que me ayudó a completar un agujero de conocimiento, mejor dicho, de explicación razonada de lo que aprendí sobre la crisis económica de la República de Weimar a comienzos de los años treinta.

Les recordaré a los lectores que tras la Primera Guerra Mundial, el antiguo II Reich alemán, convertido en República, fue obligado por el Tratado de Versalles a compensar económicamente a las potencias vencedoras. La crisis del año 1929 hizo mella en la economía alemana haciendo imposible el pago de las cuotas anuales por esas reparaciones. Francia decidió unilateralmente invadir el Sarre, territorio poblado y rico de Alemania, con la intención de autocompensarse. La reacción inmediata de los teutones fue la huelga general en el territorio, y por mucho tiempo además. La producción cayó en picado, y sin nada de carbón que llevarse a territorio francés, su gobierno tuvo que claudicar y volver sobre sus pasos.

Ahora bien, cómo pudo sostenerse una huelga general de millones de trabajadores durante meses. Aquí es donde el autor del libro nos dice que las autoridades germanas decidieron poner en marcha la máquina de imprimir marcos con los que pagar a los huelguistas. Y fueron muchos, muchos millones de marcos. La hiperinflación posterior en la Alemania de primeros de los años 30 fue el resultado, y de ahí la llegada del partido nacional-socialista al poder un todo continuo.

Es indudable que el gran miedo de los actuales dirigentes alemanes a la inflación, y no digamos a la hiperinflación está bien escrito en sus genes económicos. Nunca más, seguro que se dicen interiormente, sin mencionarlo nunca, como una palabra tabú: "hiperinflación", o traducido a lenguaje popular "no pongamos nunca a trabajar a la máquina de imprimir billetes sin bases sólidas de crecimiento económico".

Al igual que contamos esta historia enclavada en Alemania, que puede extenderse a muchos otros países que lo han padecido también (Argentina en los 90 es un buen ejemplo), podemos citar los numerosos ejemplos de "activaciones" de la máquina de imprimir dinero (en adelante MID) en las que  pulsar el botón de puesta en marcha facilitó la recuperación económica y evitó el sufrimiento de grandes sectores de población.

Es cierto que es muy difícil controlar a MID, que nunca se sabe muy bien cuándo ponerla en marcha, a qué ritmo de producción utilizarla y sobre todo cuándo pararla, no sea que se desboque y cause mucho más estropicio que beneficio. Sin embargo, no era éste el motivo de este post, y revisando su título nos centraremos en otra máquina que parecía que no existía. Se trata de la máquina de destruir dinero (la llamaré MDD para facilitar la lectura). Sí, no la conocíamos, pero lo cierto es que está fabricada, con número de serie negativo y escrito en rojo, marca CE, diseñada por los ingenieros-económicos Draghi-Schäubel, y certificada por el FMI para ser utilizada en cualquier país-estado-territorio que tenga problemas económicos serios de la Unión Europea (en adelante Desunión Europea para ser más realistas).

El problema es que el manual de operaciones de MDD está escrito en alemán y por tanto, quien la quiera instalar y poner en marcha tiene que tener conocimientos amplios de esa lengua. Tal vez sea esa la razón por la que los ministros fogoneros encargados de su mantenimiento, Guindos y Montoro, se están viendo desbordados por los acontecimientos y no acaban de entender qué está pasando. Han acudido muchas veces a Bruselas, incluso a Frankfurt y a Berlin, para recibir formación especializada en la operación de MDD, pero algo se les escapa. Quizá el problema más importante es que no saben exactamente qué es lo que hace MDD con la economía. Les han dicho que la utilicen, que hace maravillas, que apenas consume energía política, tan sólo gasto en márketing (miles de horas de programación en los medios adictos para explicar las bondades de MDD y conseguir que los españolitos incautos no asalten los ministerios para pararla y devolvérsela a la Comisión Europea envuelta en papel higiénico).

Pero bueno, se preguntarán, qué mosca le ha picado al General para tomarla así con MDD. ¿Tan dañina es? Pero si es un regalo maravilloso, la panacea a nuestros problemas económicos, "la solución final" según palabras de Rajoy...Sí estoy de acuerdo en que es la solución final, pero para la muerte por inanición de todos nosotros. Intentaré a continuación explicarles la perversidad de MDD, y cómo puede tener efectos aniquiladores en manos de personas (ministros) inexpertas e insensatas.

En primer  lugar, un poco de teoría económica básica sobre la destrucción del dinero. La manera más sencilla de explicarlo es recordar a MID, creando dinero, dinero que fluye inmediatamente por la economía, que llega a las manos de empresas y ciudadanos, contribuyendo a que todos nos sintamos más ricos, o al menos, financieramente más seguros de que tenemos un sustento para iniciar nuevos proyectos, sean o no productivos. Ese es otro asunto espinoso, el de no saber si con el dinero nos fumaremos un porro, si nos iremos de vacaciones a Hawaii a todo lujo, o si nos dedicaremos a traer a España la Fórmula I dos veces al año o a traer al Papa cada dos por tres con los gastos pagados...En fin ese es otro tema. Pero volvamos al núcleo del asunto, la disponibilidad de dinero contante y sonante en nuestros bolsillos y en nuestras cuentas corrientes.

Cualquiera que viva en España ahora, y por extensión en Italia, Grecia, Irlanda o Portugal, puede sentir que está ocurriendo lo contrario. Cada día tenemos menos dinero en nuestros bolsillos, menos dinero en nuestras cuentas corrientes, las acciones que poseen algunos cada vez valen menos, y los valores inmobiliarios (pisos, lonjas, terrenos, pabellones industriales)  también pierden valor mes a mes, o simplemente nos desahucian y nos vemos en la calle, a la intemperie. Sobre cómo empezó ésto en Estados Unidos en 2007 ya sabemos algo, pero es evidente que allí no están como nosotros, pasándolo tan mal. Y comparando, comparando, he concluido que simplemente no han importado la máquina MDD para utilizarla allí, pese a que algunos ultraconservadores lo quieran hacer.

¿Cómo funciona MDD? Pues su  mecanismo es complejo y concienzudamente bien pensado por sus diseñadores:

- Obligar a provisionar y provisionar a los bancos, para que tengan en cuenta las pérdidas de valor de sus activos inmobiliarios. Cuanto más bajan, más tienen que provisionar (es decir, retirar de sus beneficios esos capitales, por si acaso...). Cuanto más provisionas, menos remanente tienes para prestar, para dedicarte a lo tuyo, al negocio bancario, y por tanto, peor lo pasan las empresas para conseguir créditos. Hacía tiempo que nadie obligaba a los bancos a ser tan extremadamente cautos, prácticamente a no trabajar, a su parálisis absoluta, que no conduce a ninguna parte. MDD comienza a trabajar a ritmo.
- Subir los impuestos de la renta a los trabajadores. Les retiramos un par de puntos en porcentaje de sus sueldos. La señal inmediata para los que se ven con menos sueldo es reducir sus expectativas de gasto aún más que el porcentaje reducido, "por si acaso".
- Subir el IVA con carácter general. Previamente hundimos al pequeño comercio que puede ser una vía de escape para el pago de ese impuesto, puesto que las grandes superficies son más fácilmente controlables. Cuanto más lo subes, más inflación "artificial" creas, lo que a la larga reduce la capacidad adquisitiva y por tanto, el encogimiento económico.
- Eliminar antes de tiempo las ayudas al carbón. Aumentas el grado de dependencia energética o puesto en negativo, disminuyes la capacidad de autoabastecimiento español, mediante un cierre desordenado y en desbandada de las minas. Territorios más o menos extensos se colapsan económicamente en un par de meses. Otro encogimiento económico más. MDD está trabajando a tope.
- Reducir los salarios a los funcionarios, y además, "interviniendo la paga extra". Lo mismo que antes hemos mencionado, menos capacidad adquisitiva, menos consumo, más encogimiento aún.
- Permitir que los precios de la energía para el consumidor final sean un auténtico agujero oscuro, donde la luz y los taquígrafos jamás pueden entrar. Cada vez pagamos más, sin saber nunca cuál es el precio real de producción, y qué beneficios reales están teniendo algunas grandes compañías.
- Recortar ayudas sociales a la dependencia, dejando en la calle a un amplios número de trabajadores, que aumentarán el porcentaje estratosférico de paro registrado y no registrado que existe en este país.
- Eliminar las ayudas a la investigación y desarrollo, dejando en el paro a los mejores cerebros del país, abandonando proyectos en los que ya se ha invertido importantes cantidades de dinero. MDD no estaba diseñada para hacerlo, nunca un alemán lo haría, pero en manos inexpertas...
- Asustar a los pensionistas con reducción de sus pagas mensuales. Tal y como vamos, será la siguiente medida en los próximos meses.
- Paralizar la obra pública. Más de lo mismo.
- Reducir el número de aulas en colegios públicos. Es decir, que como en cada aula tenemos algún maestro tutor al cargo, hemos de concluir que a menos aulas, menos maestros, que empezando por los interinos, irán a la calle. Nuevo encogimiento. MDD sigue trabajando sin parar, quemando billetes.
- Eliminando gasto sanitario mal definido, como por ejemplo, volviendo a meter en las habitaciones a más personas (como en los viejos tiempos de la Dictadura), cerrando plantas de hospitales y por tanto, enviando a la calle a más y más enfermeras interinas. Seguimos quemando dinero a espuertas.
- Dando la puntilla al sector de la Cultura, con un ataque directo mediante la subida del IVA del 8% al 21%. Está claro que MDD no sabía hacer esto, pero que los ministros-fogoneros han modificado la máquina para que haga estas cosas maquiavélicas. Lo que no saben es que MDD está aún en garantía, y que por tanto, si se alteran sus tripas, Dragi-Schäubel y la Comisión Europea se inhibirán de sus responsabilidad, y creo que con razón...
- Premiando a las malas Comunidades Autónomas, a las más endeudadas y peor gestionadas para que se endeuden aún más, de modo que MDD sigue trabajando a tope, con más y más intereses que se van por la chimenea.
- Premiando a los defraudadores con amnistías fiscales que no funcionan en tiempos de crisis. Estos proveedores de combustible para MDD han fallado y no han acudido a la cita. Son listos...

Y mientras tanto:

- Sostienen a los recientes bancocajas a base de inyecciones de capital en un pozo sin fondo que arrastra al resto al precipio financiero. Aquí MDD nos va a asfixiar con el humo de tanto billete como está quemando. Pobre efecto invernadero. Miles de millones de euro-CO2 a la atmósfera económica.
- Desprestigian con carácter general a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos, cuando realmente debieran identificar a los culpables, porque no todas son iguales ni han hecho mal los deberes. MDD bloqueará a Andalucía y Cataluña en breve plazo.
- No hacen nada para evitar la fuga de capitales que no quieren ser quemados por MDD. No me extraña. Si yo tuviera algo que pudiera arder lo llevaría fuera de España, antes de que estos fogoneros me lo destruyan.

Remataremos con la frase final de Krugman a propósito de la economía de la depresión: "... los únicos obstáculos estructurales importantes para la prosperidad del mundo son las doctrinas obsoletas que pueblan la cabeza de los hombres."

Bien dicho, así que como única propuesta de este post propongo que devolvamos MDD a Bruselas y de paso que se vayan sus fogoneros Montoro y Guindos con ella, y que les quiten la licencia de operadores, por manipuladores e insensatos.




jueves, 19 de julio de 2012

Un gobierno de charlatanes (1ª parte)

Conforme la prima de riesgo se dispara día a día vengo observando el incremento del índice de charlatanería del gobierno Rajoy. Se puede definir científicamente de la siguiente manera:

Ich (yo en alemán...significativo) = A / B

En el numerador tenemos los siguientes factores negativos:

A = nº de bravuconadas y disparates pronunciados en el Congreso * factor correctivo 2 + nº de palabras mal pronunciadas * factor correctivo 1,5 + nº de gestos y tics incontrolados hablando en medios públicos * factor correctivo 1,25 + nº de palabras huecas pronunciadas por minuto de conversación + nº de apariciones en saraos promocionales * factor corrección 40

Dividido por un denominador compuesto de esta suma de factores que pueden ayudar a redimirles:


B= (nº de respuestas precisas a preguntas de periodistas)* factor correctivo 100 + nº de segundos que transcurren desde la recepción de la pregunta hasta el inicio de la respuesta * factor de corrección 10 + minutos transcurridos en el Congreso escuchando los debates del resto de asistentes* factor corrección 30)

Por supuesto que se trata sólo de una propuesta, pero creo que casi recoge todos los factores que intervienen en la detección de un charlatán metido a político, o de un político deformado por el poder absoluto.

Bien podríamos crear cuatro grandes perfiles:

- Profesionales y comunicadores. Hablan lo justo y bien, no mienten (prefieren callarse), articulan correctamente, no gesticulan y se dedican a trabajar en su Ministerio y a acudir diariamente al Congreso cuando hay debates o controles al Gobierno, llevándose bien preparados los asuntos, o tomando buena nota de cualquier propuesta que les afecte a ellos, o incluso, más proactivamente, a otros colegas del Consejo de Ministros.
- Buenos profesionales pero malos comunicadores. Este es el gran mal de casi todos los españolito/as, incluyéndome. Articulamos mal al hablar, no escuchamos al interlocutor, no siempre llevamos bien preparados los asuntos que nos competen y dejamos a un lado las buenas ideas que podamos recibir para pasárselas a otros colegas.
- Malos profesionales y regulares comunicadores. Éstos no dan un palo al agua pero consiguen durante un tiempo mantener engañado a su público. No se comprometen casi nunca, el índice de palabras huecas crece considerablemente, los gestos descontrolados no se perciben demasiado, pero acuden a bastantes saraos para enterarse de lo que se está cociendo por si lo pudieran emplear en algún momento de su carrera profesional (la cursiva es por supuesto que mía).
- Mentirosos compulsivos. Estos mienten más que hablan, no escuchan nunca, se pierden en sus disertaciones, gesticulan y gesticulan, se contradicen continuamente en el tiempo, se meten continuamente en líos mediáticos, con apariciones estelares en la prensa, especialemente en los saraos que se auto-organizan o a los que se auto-invitan, y claro, luego no tienen tiempo para acudir al Congreso, ni para escuchar.

También es evidente que me faltan definir las métricas, es decir, cuantos puntos se necesitan para pasar de una a otra categoría y así poder clasificar a nuestros ministros Además es un índice que oscila en el tiempo, a medida que alguno/as se corrigen en su lenguaraz comportamiento mientras que otro/as caen en el pecado de la verborrea (incontinencia verbal lo denominan también). Es decir, que podemos detectar evoluciones en esta particular Liga de la Charlatanería gubernamental. Su liderato puede estar muy, muy peleado.

Y para cerrar este pequeño post, me autopropongo el gran desafío del verano. ¿Seré capaz con la ayuda de mis lectores de clasificar en estas cuatro categorías a los miembros del Consejo de Ministros y a su Presidente?

Denme tiempo, que en estas reducidísimas vacaciones que me esperan por causa de la crisis económica y de la pérdida de mi paga extra de Navidad ("intervenida gubernamentalmente"), cuantificaré científicamente cada actuación ministerial...

Guárdate de los idus de septiembre